SOBRE MÍ

¿Fotógrafo de bodas? Sí, fotógrafo de bodas, o Wedding Photographer.
Y videógrafo, por supuesto.

La verdad es que me encanta éste trabajo.
Es increíble que una pareja confíe en mí para crearles el recuerdo del día más feliz de sus vidas.
Por eso me entrego con pasión en cada trabajo, por eso me dedico a lo mío, que es hacer fotos, y dejo que la pareja viva intensamente su momento, y por eso dejo que las sensaciones de ese día fluyan a través de mi cámara, que las emociones hablen por si solas, porque sólo así, ese día, perdurará para siempre en el recuerdo.
Sólo llevo 11 años como profesional, bueno, no puedo llevar 20 porque sólo tengo 32.
Siempre lo tuve claro. De pequeño, mi madre quería que fuera piloto de aviones. De haberle entendido no lo hubiera dudado; viajar por el mundo, descubrir nuevos lugares…¡y cobrando un pastón!
Pero lástima, un aniversario mi madre le regaló un cámara de video a mi padre, al principio muy guay, un montón de cintas, mi padre cargado de baterías a todos sitios, un foco para iluminar en interiores…todo un tinglao vaya!
Más tarde, que si ¡que pesaíto con la cámara Jacinto (mi padre), estate quietecito ya!

Un día, yo debía tener unos 13 años, me proponen en el colegio hacer un reportaje para no sé qué asignatura, que mostrara algo de nuestra ciudad; y no se me ocurre otra idea que montar un corto de asesinatos en un laberinto de mi pueblo, ¡bueno bueno!, con pistolas, maquillaje, sangre, cámara subjetiva, escorzos…
¡Era la primera vez que disfrutaba haciendo deberes!
Fue entonces cuando me decanté por el mundo de la imagen.
Estudié en el Institut Politècnic Sant Ignasi (Barcelona), uno de los mejores centros de Audiovisuales de Catalunya, fui cogiendo algo de experiencia en RTVE, y de repente va y ficho por una empresa que me dicen que hacen bodas.
Al principio, me marcaban mucho el estilo, que si no hay que olvidarse del retrato para las abuelas, que no falte el detalle del padrino… un montón de historias que sólo servían para generar estrés, y ni siquiera me dejaba fijarme en la luz que tenía, de manera que todas las bodas eran iguales. Evidentemente me cansé.
Decidí volar sólo.
Ahora disfruto con lo que hago, las parejas me piden emociones y recuerdos, y yo les doy forma.

SOMOS

KIKE & JUDIT

 

Somos una pareja que fotografía a parejas. Nos encanta contar historias a través de la fotografía, crear recuerdos como nos gustaría guardarlo a nosotros mismos. Amantes de la montaña, de la música, del cine, de la cerveza.

“Más que besarla, más que acostarnos juntos; más que ninguna otra cosa, ella me daba la mano, y eso era amor.”
Mario Benedetti

RECENT PRESS

as seen in